Eugenio Ibarzabal

Creyentes y no creyentes.

Posted by on Feb 14 2015, in Sin categoría

He visto “Imitation Game” y “Una historia de todo”. Me emociono con ellas. Heroísmo, superación personal y amor, reales, que inspiran, dan ganas de seguir y de creer. Sacan lo mejor de uno. A pesar de todo. ¿Se han fijado que esas películas sólo las hace el mundo anglosajón?… Aquí no hacemos películas de héroes, que además están mal vistos. En el mundo anglosajón se rinde homenaje a los héroes. ¿Qué héroes reconocidos tenemos nosotros?… Un país se conforma también a través de personas ampliamente reconocidas, admiradas, recordadas en los momentos necesarios, que sirven de orgullo a las generaciones posteriores, al igual que los monumentos, las obras de arte, o las empresas e instituciones que algunos crearon. ¿Tenemos héroes?… ¿Los reconocemos?… ¿Nos dicen algo?… Estoy seguro de que si saliera a debate comenzaría un debate ideológico sobre qué es un héroe y qué no, para terminar probablemente en nada. Ajuriagerra, Rubial, Arizmendiarrieta, Mitxelena son, cada uno en su estilo, para mí, ejemplos de héroes recientes. Hay más. Las personas nos diferenciamos por el momento en que abandonamos; y algunos consiguen, incluso, no abandonar nunca. Son los mejores. Eso es para mí un héroe. ¿Quién es su héroe?… ¿No tiene héroes, gente que le puede llegar a inspirar en un momento dado?…
Imitation Game

Leo la biografía de la primera mujer de Hawking, Jane. Intensa. Incluso más que la película. No hay casi rencor, ha sido capaz de entenderlo todo y las piezas, finalmente, encajan. Una amiga me dice que la película le ha revuelto viejos complejos de culpabilidad hacia un amor enfermo y abandonado. Le contesto que Jane pensaba que su compromiso con Hawking sólo iba a durar hasta que muriera, es decir, dos años. Y que fue Stephen quien, finalmente, le dejó.
Me llama la atención uno de los debates al final del libro. Es sabido que Stephen no es creyente y que Jane lo es, y que esto constituía un motivo de discusión, que el físico abandonaba con un cierto desprecio hacia los creyentes. Pero ella dice que Stephen también creía en una diosa “la Física”. Y es que los que creen y los que no creen conjugan el mismo verbo: creer. Se olvida con frecuencia. Y el creer es lo que nos hace dar un paso adelante e introducirnos en una acción de cuya bondad o acierto no podemos, científicamente, demostrar nada. Creemos en un proyecto, en una idea, en un hombre o en una mujer. Y apostamos por ello. Si alguien nos preguntara, y de hecho lo hacen, que lo demostremos, no podríamos hacerlo; decimos que lo sabemos y con eso es más que suficiente. Repase las decisiones que ha tomado a lo largo de su vida. ¿Fue acaso posterior a una demostración definitiva sobre su viabilidad?… ¿Acaso decidió así estar con quien está hoy en casa?… En cierto modo, todos somos creyentes de algo. Y si no tuviéramos creencias previas, no daríamos luego un solo paso. Una de las cosas peores que se puede decir de alguien es que “no cree en nada”, que es lo previo para entender “que no hace nada”.
El mundo es un lugar sorprendente, sí, que puede llegar, incluso, a ser maravilloso.

Comments

  • Diógenes García

    Soy un investigador del universo de la filosofía,voy a cumplir 65 anos y de esos he dedicado 50 a lo que expuse.Cuando era adolescente me trace dos objetivos, el primero…saber si era verdad que eso que me decían que era Dios, si existía o no, el segundo…saber como se formó el cosmos. Puedo decir he logrado mis objetivos…puedo decir mi magna proeza está en explicar lo que hoy existe, partiendo de donde nada existe, sin dejar lugar para la interrogación y la duda…Quien no sabe la verdad no puede tener certeza que el otro está equivocado…Con el lenguaje podemos decir todo lo que existe, pero no podemos hacer nada de lo que existe…Nada existe en el infinito universo sin tener principio…Si desean saber más de este universo buscar por este medio filosofia17diogenesgarcia.

Trackbacks and Pingbacks


Reply

uno × 3 =