Eugenio Ibarzabal

¿PARA QUÉ NOS ESTA SUCEDIENDO ESTO?. Diario de Noviembre.

Posted by on Nov 29 2014, in Sin categoría

Una vez al mes nos reunimos en la Escuela de Musicoterapia de Vitoria en un coloquio donde siempre salimos mejor de lo que entramos. Una mujer interviene para decirnos que la pregunta que cambió su vida al acompañar a morir a su marido no fue la de “por qué”, sino “para qué me está sucediendo esto”. Le permitió abrirse, aventurarse por caminos nuevos, confiar en lo desconocido, imaginar y tranquilizarse. ¿Para qué nos está sucediendo esta catarata de malas noticias como las que se han producido este mes?, me pregunté al salir del coloquio.
*
Francia e Italia han terminado por decir que sí a Bruselas a propósito del déficit presupuestario. Cabría recordar qué cosas decía Hollande cuando llegó al poder y qué cosas ha terminado aceptando ahora. Pero, ¿por qué pensar en conspiraciones extrañas, y no en una rectificación debida, simplemente, a que no tenía razón?… A Mitterrand le pasó exactamente lo mismo en el año 1981, cuando tuvo que cambiar su política económica de generación de demanda por una contención del gasto. Al PSOE le ocurrió en el 82, y al PP hace tan solo dos años. La historia se repite. No es lo que se dice, sino lo que se hace; y en ocasiones lo malo no es lo que finalmente se hace, sino lo que, en mala hora se dijo al principio, colocándonos la propia soga sin necesidad de nadie.
*
La situación catalana recuerda al pronunciamiento del “Estat Catalá”, UPyD se parece más y más a un partido lerrouxista y la derecha nos habla del cumplimiento de la ley, paso previo a la llamada de la autoridad competente, que en España, ya lo sabemos, es militar. Cuando Rajoy dice eso del sentido común y que espera que otros vuelvan a la cordura, insulta. No se invocó la soberanía nacional, ni algunos se sintieron desprotegidos cuando, de la noche a la mañana, a la llamada de Bruselas, sin consultar con pueblo español alguno, cambiaron la Constitución. En Euskadi la Constitución fue aprobada con el 30,9% de los votos favorables. No dicen la verdad, pero ojo con ellos.
Escucho a algunos líderes de Podemos, y les veo con tal seguridad en sus afirmaciones que me dan miedo. No por lo que dicen, sino por la seguridad con la que lo dicen. La casi totalidad de las personas de su cúpula están vinculadas profesionalmente con la administración, es decir, con un sueldo fijo. Mi miedo es su actitud y desconocimiento hacia la empresa y la sociedad civil, cuando lo que se demuestra es que ellos son el mejor reflejo de la importancia, las posibilidades y el quehacer de la sociedad civil. Ellos son ya una historia de éxito. Lo suyo no se ha hecho desde la administración, ni desde la financiación pública, ni desde las subvenciones. Lo han hecho solos, trabajando, metiendo horas, imaginando y tomando riesgos, fuera por completo de los horarios y condiciones habituales de los trabajadores de la administración. Lo mismo que han hecho Podemos, otros pueden hacer empresas y organizaciones, cultura, entretenimiento y movimientos sociales. ¿Por qué no confiar más?…
Lo que han hecho me parece admirable. Ellos han hecho lo que otros dicen que hay que hacer: animar a la militancia política, trabajar en red, arriesgarse. Por eso precisamente me pregunto: si os ha ido bien, ¿por qué ese afán de dirigirlo sólo desde lo público?… Lo mismo en Cataluña: ¿no es lo que ha ocurrido sino un éxito de lo privado, del voluntariado?… Entonces, ¿por qué algunos tienen tal sospecha de lo que no sea público?…
¡Qué golazo el de Podemos con el Papa!… Pero tienen parte de razón: la ortodoxia cristiana es, simplificando, de izquierda en materia económica y de derecha en moral y costumbres. No coincide por completo con nadie, por una razón o por otra.
A propósito de la preocupación de la opinión pública española sobre Cataluña recojo aquí la respuesta del gran Antonio Lopez: “No lo veo con preocupación, francamente. Cuando surge lo del contagio del Ébola, entonces si que percibes la inseguridad, lo otro son elucubraciones humanas. Si tuviera un hijo y se quisiera separar no se lo impediría y si lo estimara muchísimo trabajaría para que se hiciese de buena manera. No recurriría a ningún truco o regla para impedírselo”. O dicho de otra manera, que hay de todo. También en este sentido Podemos es aire fresco.
*
Me ha encantado la película “Loreak”. Qué talento, qué sencillamente está contado todo. No sobra una escena. Y sin embargo, qué bien expresado el carácter de este país, algunos de sus personajes, maridos, mujeres y madres, la incomunicación en las parejas y la esperanza de que algo nuevo ocurra en nuestras vidas.
Cuando veía la película pensaba: ¡cómo nos complicamos nosotros mismos!… Pudiendo ser felices, nos empeñamos en no serlo. La película es una vuelta al buen camino, del que no teníamos que haber salido nunca, mientras haya tiempo y el Alzheimer no acabe con nosotros, como a la abuela.
Tuve una sensación de confianza en esa generación nueva, que supongo que habrá dedicado tanto tiempo a imaginar, escribir, convencer, vender, obtener financiación y coordinar todo antes de ponerse finalmente en marcha.
También me llamó la atención en “Loreak”, y en tanta creación artística vasca nueva, la importancia del euskera vizcaíno. Cuanto más íntima, más personal, más propia es, finalmente, los autores utilizan su lengua coloquial y, lejos de sufrir por no utilizar el euskera común, me da la impresión de arraigo del euskera, de realidad, de fortaleza. ¡Qué lejos quedan ya viejas y estériles polémicas, y cuanto me alegro de que queden atrás!… Qué poco edificantes fueron.
*
Siempre he tenido una gran simpatía por Obama. Mis amigos americanos pertenecen al ala izquierda del Partido Demócrata, y hemos solido celebrar juntos su llegada al poder. Presenta un buen balance en materia económica pero no así desde el punto de vista internacional. Creí que no cumplir la promesa de atacar al Régimen sirio cuando se demostró la presencia de armas químicas fue un error, pero también sabía que muchos norteamericanos apenas están interesados en política internacional. Ahora les he preguntado a mis amigos el por qué de semejante debacle electoral. Me contestan lo siguiente:
Es un arrogante, y no lo dicen solo los republicanos, sino también en nuestras propias filas. No habla con la gente, ni con los líderes de su propio partido ni con los de la oposición. Cree que lo sabe todo. No solo ha perdido en estados republicanos sino también en los demócratas. Ha fracasado a la hora de liderar al conjunto del país. Cree que solo él tiene las respuestas. Ha sacrificado varias oportunidades para ser un gran presidente. Demasiada ideología”…
*
Vengo de Roma, donde reina el escepticismo de siempre. Pregunto por Rezzi. Me dicen que hace lo que puede, pero sin la seguridad de que sus diputados le apoyen. Roma es una huelga constante, y todavía no han empezado las peores, cuando comience la reforma laboral, que es el caballo de batalla fundamental.
“El Gobierno no debe negociar con los sindicatos porque las leyes se escriben en el Parlamento. Si los sindicalistas quieren negociar el contenido de las leyes, que se presenten a las elecciones. Las posiciones sindicales no deben tener ninguna influencia sobre los planteamientos del Gobierno ni sobre los resultados electorales del PD”. Son palabras de Rezzi. ¿Le dejarán?…

“¿Para qué nos está sucediendo todo esto?… ¿Para que nos abramos exactamente a qué?…Tal vez a la constatación de que hay más tramposos que los que aparecen arriba, que conviene también mirar a la derecha, a la izquierda y, sobre todo, a uno mismo, y que tal vez descubramos que por todo eso nos pasa lo que nos pasa. El que esté libre de pecado que tire la primera piedra. Nos vendría muy bien un baño de humildad generalizada, dejar de ser tan “políticamente correctos” y abandonar tanta ideología obsoleta. Solo lo bueno importa, venga de donde venga. Sin prejuicios. Eso es lo que me ha parecido ver.

Reply

8 + tres =