Eugenio Ibarzabal

Mis dudas sobre el derecho a decidir

Posted by on Jul 08 2014, in Sin categoría

En principio, y por principio, soy partidario del derecho a decidir. A partir del principio, lo único que tengo claro es que no lo tengo nada claro.
– El derecho a decidir, digan lo que digan los del sí y los del no, no sólo ya lo tenemos, sino que lo llevamos practicando desde hace tiempo: los vascos decidimos sobre más o menos aspectos y competencias. Lo contrario es negar lo innegable. No sé, pues, dicho así, por qué unos lo piden y otros lo niegan.
– A lo largo de la historia, los vascos, para salvaguardar nuestra identidad, hemos optado por dos vías: la vía foral, gracias a la cual tenemos hoy el Concierto Económico, y la vía Estatutaria. Cada una de esas dos vías ha tenido y tiene sus ventajas e inconvenientes.
– El derecho a decidir, la tercera vía, ofrece también sus ventajas e inconvenientes. La diferencia con las anteriores es que de lo que se trata a decidir ahora es sobre la independencia, porque, para decidir sobre más o menos competencias, nos bastan con las dos vías anteriores.
– La cuestión es, pues, la independencia, y no el derecho a decidir.
– Con respecto a Cataluña, el País Vasco tiene una diferencia sustancial: su heterogeneidad territorial. Votar sobre la independencia podría suponer desmembrar automáticamente Euskal Herria. Olvidémonos, claro está, de Euskadi Norte, pero también de Navarra y, probablemente, también de Alava.
– Si saliera la votación a favor de la independencia, algo que no es claro, sería únicamente en los territorios de Bizkaia y Gipuzkoa, o tan sólo en Gipuzkoa ¿Es esto la Euskadi soñada?… ¿Cómo se conformaría, desde un punto de vista de la proporcionalidad, a la hora de tomar decisiones?… ¿Admitirían los vizcainos el 50%?… ¿Admitirían los guipuzcoanos algo que no fuera el 50%?… ¿Sería gobernable al 50% – 50%?…
– En Gipuzkoa estamos viviendo la puesta en práctica del derecho a decidir en varios ayuntamientos. A respetar. Si se aplican esos mismos criterios, la desmembración del país podría ser absoluta: ¿quién podría, en nombre del derecho a decidir, exigir a una parte que asuma lo contrario de lo que haya votado y decidido?…
– Alguien, no yo, dirá que la independencia habría de votarse no ahora, sino luego, cuando esté claro e interese. ¿No será más oportuno plantear el derecho a decidir entonces, cuando esté claro e interese, y no ahora?
No son sino mis dudas. Lo único que he dicho es que no lo tengo nada claro. Es más: puedo estar completamente equivocado; en todo caso, doctores tiene la Santa Madre Iglesia que nos ayudarán a clarificarlo. No nos vendría, creo, nada mal.

Comments

  • A mí personalmente no me gustaría ni que el País Vasco ni Cataluña se independizaran pero creo en el derecho a decidir y si realmente esto es lo que se quiere yo no pondría trabas.

  • Muchos sentimientos enfrentados, más poderosos que la razón. En cualquier caso tendemos ha unirnos , hacer coaliciones, sinergias. Juntos mejor.

  • Las dudas siempre surgen en temas donde las emociones y la lógica está enfrentada de tal manera. Es muy interesante leer artículos tratados con este tacto.

  • Juntos mucho mejor, siempre lo he dicho, el apoyo mutuo es imprescindible para forjar alianzas. Son sentimientos enfrentados que nublan por completo nuestra razón y corazón al mismo tiempo. Un artículo precioso. Saludos!!

Trackbacks and Pingbacks


Reply

5 × 3 =