Eugenio Ibarzabal

Bildu y algo más

Posted by on Jun 13 2011, in Sin categoría

Me alegré de su legalización, esperaba un buen resultado para ellos, pero no creí que llegaran hasta ese punto. Luego, he seguido los acontecimientos. Al principio con preocupación; luego, a verlas venir.

Diré algo personal: dudo mucho que personas como Iñigo Iruin se hayan volcado en una política de legalización como la que han protagonizado si no creyeran sinceramente que hay que pasar página de manera definitiva.

Por otra parte, no se puede negar el vuelco que la izquierda abertzale ha dado en sus posiciones de exigencia: de reírse, denunciar todo lo que los demás hacían y negarse a participar en las instituciones a aceptar punto por punto la Ley de Partidos, hay un giro de 180 grados. ¡Si Telesforo de Monzón levantara la cabeza y viera en qué han devenido sus alegatos y discursos!…

Es por eso que en la noche electoral me pregunté: ¿qué es lo que se premia en el día de hoy?… ¿Nadie va a reconocer nada a nadie?… Lejos de ello, el mundo de la izquierda abertzale parecía hablar como si el mundo les diera la razón. La pregunta es a qué les daba exactamente la razón: a lo de antes o a lo de ahora. Quiero pensar que a lo de ahora, pero hecho esta vez por los que antes criticaban a los que hicieron eso mismo muchos años atrás.

En consecuencia, se puede hablar de un cierto reconocimiento implícito, aunque sé que, como consuelo, no es gran cosa…

— () —

Esto me ha hecho pensar sobre nuestra manera de actuar: se habla mucho de coherencia y de racionalidad, pero los cambios de los que somos capaces son inmensos. Y justificaciones para ello, las que hagan falta… Es algo así como decir: “esto que tú decías antes está bien cuando lo digo yo ahora, pero no antes”. En cierta ocasión alguien me dijo: “es que tú lo explicabas mal”. Y a callar.

Recuerdo la etapa constitucional, y cómo algunos de los que la rechazaron abiertamente, diciendo aquello de “y después de tantos años de dictadura, esto”, terminaron afirmando a los pocos años que no, o mejor que sí a la Constitución. No pretendo restregar nada, sino apuntar que “vaya Vd a saber por dónde” nos sale la izquierda abertzale en el inmediato futuro. Aquellos carlistas antisistema de entonces terminaron aliándose con el corazón del sistema años después.

No sé lo que puede ocurrir con Bildu, o Sortu, en su momento. En realidad, no lo sabe nadie, ellos tampoco. Lo que sé es que si entran en una línea de responsabilidad pueden convertirse a corto plazo en el primer partido del País, desbancando al PNV en las próximas elecciones autonómicas. Y ellos lo intuyen. Prácticamente, no van a tener tiempo de desgastarse. Pueden actuar en consecuencia. Cabe esperar, pues, pocas locuras, más allá de las simbólicas. O no.

En Irlanda, lo más curioso de todo fue que los moderados que habían liderado con ímprobos esfuerzos el proceso de paz, sufriendo los ataques de unos y otros, terminaron cediendo luego el protagonismo y el favor de los votantes a los extremos correspondientes. Algo de eso podría ocurrir aquí, cediendo PNV y PSE el protagonismo a Bildu y PP. A lo dicho, vaya Vd. a saber. Una vez más, volviendo a empezar.

Trabajando como estoy con varias empresas instaladas en pueblos gobernados por la izquierda abertzale, me venían a decir que hubo una gran diferencia de tratamiento hacia ellas cuando la izquierda abertzale estaba en la oposición y cuando más tarde llegaron al poder. Además, todo depende también de las personas.

Por otra parte, si alguien se ha beneficiado de lo que han significado los valores del 15-M, ha sido fundamentalmente Bildu, y si alguien va a salir perjudicado del 15-M son el PNV y PSE. Simplemente por razones de cansancio y de ciclo.

Y del 15-M tan solo una cosa: una cosa es ser víctima de una situación y otra muy diferente tener soluciones para esa situación. Esto vale para parados o para el terrorismo.

— () —

El 30 de Abril de 2010 escribí algo muy fuerte con respecto a Grecia. Ver blog. Ha pasado un año y estamos en las mismas, incluso peor, con una oposición ya no del mundo sindical sino también de la derecha que llevó a aquella terrible situación. En Portugal, ha ganado la derecha que se había opuesto a todo el proceso de acuerdo con Bruselas. Aquí, tenemos lo que tenemos. Visitando empresas con EREs me repiten la oposición de los sindicatos, y particularmente de ELA, a cualquier tipo de flexibilización que pueda suponer una merma a la hora de poner gente en la calle. Pero tomados uno a uno, los trabajadores no piensan lo mismo.

Es duro lo que voy a decir: Lao Tse decía que lo mejor es no hacer nada, y que el Tao finalmente se impondrá. Hay veces que se suele decir que el tiempo lo arregla todo. Es como si, visto que nadie quiere poner nada de su parte, la realidad se impondrá. La cuestión es a qué costo. Lo mismo que la izquierda abertzale llegó a la conclusión que otros ya habían alcanzado… pero cincuenta años después, es posible que con la situación económica nos pase lo mismo. Algo de esto sucedió en la crisis de los 90. Las nuevas generaciones tendrán que sobrevivir, como sea. El Tao se impondrá, y los ajustes que hay que hacer son inevitables y se harán, por convicción o por obligación. El problema es que, al igual que sucedió con el vuelco de la izquierda abertzale, el costo podría haber sido infinitamente menor. Y aquí sucederá lo mismo. Siento decirlo así de fuerte, pero el problema para mí ahora no son los valores de ETA, sino los de ELA. Y cuando escucho lo que dicen los sindicatos españoles contra Bruselas, creo exactamente lo mismo.

— () —

Estos días me ha llamado la atención algo que, sin embargo, se repite con frecuencia. Al ser detenido el general serbio Mladic, se ha evidenciado que ha sido protegido por los suyos y que muchos de ellos siguen defendiéndole, o al menos, acusando a sus adversarios de haber hecho cosas igual de graves y de no ser tratados de la misma manera por La Haya. ¡Qué poco objetivos somos con los nuestros!… Veo a la derecha española deseando olvidar de lo ocurrido en el 36 pero recordando constantemente sus víctimas más recientes. Siempre me ha sorprendido la actitud de los franceses con Napoleón… o la de sus socialistas en el caso D.S.K. Nosotros los vascos también hemos tenido nuestra bruma con determinada banda.

Por amor o por odio, pero la cercanía, muchas veces, lejos de hacer ver mejor, distorsiona, trastoca y enloquece. No es una opinión, es un dato. Y al final, el argumento es el de siempre: “Vd. no es de aquí y, en consecuencia, no sabe y no puede hablar de ello”…¿Les suena?…

— () —

Sé que es un clásico conocido pero no puedo menos de reconocer el disfrute al releer “Breve historia del mundo”, de Ernst H. Gombrich. Me ha gustado tanto que he seguido con su “Historia del Arte”. Y me gusta porque sabe, y se nota que sabe por la sencillez y la humildad con la que escribe. Lo recomiendo vivamente, y además es un libro de pocas páginas. Lo digo para animar.

No puedo terminar sin decir que he vuelto a pasar un buen rato con Woody Allen y su “Medianoche en París”. En algún momento me pareció un poco larga. Pero, al tiempo, me decía para mí: ¡mira que tiene talento este hombre!… A su edad, su sordera, su capacidad de trabajo, su constancia en una línea propia, y porqué no decirlo: su humildad. Tengo la suficiente información directa de él para decir que es el primer sorprendido de la “ñoñería intelectualoide” que sus películas y su figura suscitan en Europa, y más concreto en España. En sus películas hay un enorme conocimiento de la vida: sentido común y vuelta a lo básico.

Y es que todo es más sencillo, más simple, a pesar de que el valor añadido de algunos no sea más que el de complicarlo todo… un poco más. Por eso me dediqué al oficio de facilitador.

Sin demasiado éxito, todo hay que decirlo, a la luz de lo que se ve por aquí. Pero una de las ideas que me animan cuando estoy bajo suele ser ésta: ¡al menos lo intenté!…

Comments

  • Una entrada de lo más interesante, hablando claro sobre temas plagados de lugares comunes y tópicos. ¡Una gozada como siempre!

Trackbacks and Pingbacks


Reply

2 × 4 =