Eugenio Ibarzabal

Balzac. La novela de una vida.

Posted by on May 16 2015, in Sin categoría

La biografía que Stefan Zweig escribió sobre Balzac refleja la vida de un hombre que se la juega, que lo intenta una y otra vez, que se cae y se levanta constantemente, hasta el final. ¿Qué no se puede volver a empezar?… Lean la vida de Balzac. Sobrevivió al desprecio, a las trampas de los editores e incluso a las deudas.
Imagínense un joven que quiere ser escritor, rompiendo con la opinión familiar, obligado a triunfar de inmediato para demostrar que puede vivir de ello. Pero que no triunfa. Enredado a escribir con un nombre falso novelas del que otro se beneficia, simplemente para sobrevivir.
Ya que nadie le ayuda, ¿por qué no aceptar el apoyo, cuando no el amor, y sin duda el dinero, de alguna mujer, noble y mayor, a la que ofrecer a cambio la ilusión de su vida y que se comportará con él como la madre que en su vida tan poco le ayudó?… Ah, dirá, no hay como una mujer madura…
Pero luchar en París implica desparpajo y apariencia de poder, y una buena idea es ir de noble cuando en realidad no se es, gastar en apariencias, muy a pesar de no tener dinero, y acceder a mujeres poderosas, aunque no se tenga una figura agraciada y sus maneras sean toscas.
Pero llegan las deudas, porque lo gasta todo mucho antes de que haya empezado a cobrar. Y para ello se mete en negocios, siempre con buena visión, pero con un pequeño problema: el negocio tiene futuro pero no presente. Las deudas son cada vez mayores. Recuerda a un hamster en su jaula: escribe para devolver lo que debe y al tiempo pedir un nuevo adelanto. Huidas, detenciones, trampas. A punto de desfallecer, pero nunca terminará de hacerlo.
Y mientras tanto, como un poseso, escribe de doce de la noche a doce del mediodía, animado solo por ingentes cantidades de café, vestido como un monje e iluminado por las velas. ¡Qué espectáculo!…
Siempre a la búsqueda de una marquesa con dinero, que le de la tan ansiada estabilidad. Finalmente parece encontrarla en una marquesa ucraniana, pero el marido tardará en morir.
Pero lo más importante está al comienzo: su vida desde los veinte a los treinta años, en la que le pasa de todo, pero ese todo le va a servir para escribir luego nada más ni nada menos que “La Comedia Humana”.
Cuidado con los éxitos iniciales: pueden ser verdaderas trampas.
Ah, y el autor es Stefan Zweig. ¡Qué dos pistas para seguir disfrutando!: Balzac y Zweig.

Reply

20 + dos =