Eugenio Ibarzabal

Ante un cuadro de mi padre en Aranzazu.

Posted by on Feb 18 2014, in Sin categoría

Paso un sábado agradable en compañía de mis amigos del Instituto de Musicoterapia de Vitoria, en torno a Patxi y Esperanza. Mira que Aranzazu es uno de mis sitios preferidos y las veces que habré ido, pero me dejo guiar por Mariaje, la guía que el Instituto nos propone y que conoce y ama la Basílica y Aranzazu.
Acierto al dejarme llevar: ver que lo que hasta no he visto y escuchar historias que hasta ahora no había escuchado. Con algunas versiones no estoy del todo de acuerdo, pero qué más da y quién sabe quién tiene la razón. Me encuentro con viejos amigos como Jose Anton Artze y Javier Retegi, amantes también de lo que yo tanto amo.
Y me llevo un premio: comento con Mariaje que tengo el recuerdo de que mi padre, que era pintor, regaló uno de sus cuadros a la Basílica hace ahora cincuenta años. ¿Sería verdad o un recuerdo más?…
– Si fue así, lo guardarán en el claustro, que es donde están las pinturas, me dice Mariaje.
Dicho y hecho. A los segundos descubro el cuadro y me emociono. Y además, está firmado, lo que no hacía siempre. Algo me viene a la cabeza: tu padre dejó un pequeño cuadro aquí, un legado. ¿Qué pequeño legado vas a dejar tú?…
Aranzazu
Me vienen a la memoria discusiones entre mi padre y mi madre cuando mi padre vendía los cuadros a los clientes que le visitaban en nuestra casa. Una vez efectuada la venta, y cuando los compradores habían marchado, mi madre iba rauda a preguntarle:
– ¿Por cuánto has vendido el cuadro?…
– Por tanto, decía él.
– ¿Pero estás loco?… – continuaba ella – ¿Cómo has podido vender ese cuadro por un precio tan bajo?…
– No te preocupes –le contestaba –, lo puedo volver a pintar.
Y es que mi padre amaba sus cuadros, pero amaba todavía mucho más pintar. Supongo que es eso lo que le ocurrió también aquella vez.
Cuando miro para atrás y observo que he conseguido algo, una vez terminado, deja de atraerme. Y es que ya me lo sé. Entonces me digo: a por otra cosa.

Comments

  • rodrigo delcastillolopez

    Hoy he comprado (me gusto tanto ) un cuadro de flores en el rastro de Madrid firmado E. Ibarzabal, he indagado en internet, para documentarlo, solo he encontrado estas palabras emocionadas de su hijo, y otro comentario que habla de pequeños golpes de espatula, que es como esta ejecutado el cuadro que desde hoy forma parte de mi coleccion y por tanto de mi vida.
    Como le agradeceria me dijera quien era su padre ¿tambien Eugenio? ….
    muchisimas gracias por su atencion y mis saludos
    Rodrigo del Castillo Lopez

  • rodrigo delcastillolopez

    Dejo constancia de una breve semblaza del pintor Eugenio Ibarzabal-
    Eugenio Ibarzabal, San Sebastian 1900/1962. Formacion autodidacta, se especializo en la pintura al oleo de paisajes y bodegones. Obra en colecciones particulares, y en el monasterio de Aranzazu.
    —————————————————————————-
    El estudio de un florero pintado al oleo por E. Ibarzabal nos descubre un pintor de trazo energico, seguro y de rico colorido, colores puros sabiamente mezclados, una obra de gran madurez (1). Le sabemos admirador de Domenico Theotocopuli, como el y antes ya lo habian hecho Santiago Rusiñol (por su iniciativa se levanto una estatua en Sitges a principios del siglo XX, y descubrio que ya Velazquez en una etapa de su pintura le habia influido) Zuloaga, Regoyos y muchos otros. Se intuye en Irazabal como en estos maestros la libertad tanto en la forma como en el cromatismo.
    (1)Irene Laffite (San Sebastian 1941/2001) curiosamente nos recuerda en algunos de sus paisajes al paisaje del Monasterio de Aranzazu de Irazabal, ambos trabajan a espatula, expresionistas rebosantes de materia y color
    ——————————————————————–

    Animo a D. Eugenio Irazabal, hijo, a recopilar y publicar obra de su padre.
    y perdon por la libertad de todas estas palabras, pero facilitara a otros, que como yo nos hemos preguntado, ante un magnifico cuadro firmado E. Irazabal ¿ quien es este pintor?

    Rodrigo del Castillo

Trackbacks and Pingbacks


Reply

cuatro × uno =